El conflicto en el área escolar.

6/10/2018

La diversidad entre los alumnos, sea del tipo que sea, frecuentemente se convierte en el origen de conflictos en el centro escolar. Las dificultades de aprendizaje, las altas capacidades, las deficiencias físicas o psíquicas, y las diferencias idiomáticas o culturales convierten a los alumnos en objeto de burlas, rechazo y marginación.

Tipos de conflicto escolar:
Relaciones entre profesores: puede existir una divergencia de opiniones respecto a diversos temas personales y profesionales, como la manera de abordar una asignatura, las actividades planteadas, el uso de tiempos y espacios del centro, etc. Es necesario incrementar la comunicación entre el equipo docente para evitar malentendidos y desarrollar formas de trabajo semejantes en las distintas asignaturas, si es posible.

Relaciones entre profesor y alumno: en el sistema educativo se ha producido un cambio en la metodología utilizada y se da cada vez mayor participación al alumnado. Sin embargo, aún puede haber profesores que mantengan métodos anteriores y desarrollen sus clases de forma poco atractiva para los alumnos.

Relaciones entre alumnos: las relaciones entre alumnos son las que están principalmente marcadas por diversos conflictos. Los alumnos pasan muchas horas y días juntos en el centro escolar, establecen relaciones de amistad y enemistad, y de ellas pueden surgir numerosos conflictos.

Secuencia del conflicto:
El conflicto está latente.
El conflicto se manifiesta.
Aparecen síntomas de tensión
Las partes en conflicto toman posiciones.
Comienzan las conductas estereotipadas.
Surgen nuevos roles.
Deterioro de la comunicación.
Comprensión inadecuada de los hechos.
Se subestiman las coincidencias.
Actitudes que dificultan los vínculos.

Prevención de conflictos:

Es evidente que antes de que surja un conflicto debemos intentar prevenirlo. Para ello, debemos “enseñar a convivir”.

Los profesores pueden transmitir formas de comportamiento apropiadas para garantizar una buena convivencia dentro y fuera del aula.

Es muy importante trabajar la comunicación, facilitar un intercambio apropiado de mensajes, que tenga en cuenta los aspectos verbales y no verbales. Se trata de desarrollar una comunicación fluida mediante la utilización de la escucha activa, la empatía y la asertividad.

Cómo solucionar un conflicto:
Analizar el conflicto: en qué consiste, cómo se ha desarrollado, etc.

Plantear las metas que se desean conseguir y priorizarlas

Proponer alternativas como solución al problema y valorar sus ventajas e inconvenientes.

Seleccionar la solución con mejor valoración y desarrollar los pasos que se van a seguir.

Poner en marcha la solución seleccionada.

Evaluar el resultado y las posibles mejoras.