El valor del perdonarse a uno mismo

10/8/2020

¿Has hecho algo de lo que después te arrepientes y te causa intranquilidad?
 
Descuida, muchos nos arrepentimos de algo, solo que la diferencia está en querer perdonarte a ti mismo.
 
El perdonarse a sí mismo no es sinónimo de justificar una conducta inadecuada ni el dejar de sentir remordimientos. Perdonarse a uno mismo implica reconocer las emociones negativas que nos produce un error cometido en el pasado, y decidir que no sean tan fuertes ni influyan en nuestro presente.
 
Para ello se debe:
  • Reconocer la verdad::

​Lo primero que se debe hacer es reconocer la verdad.

Evitemos engañarnos, sin justificar nuestros actos. Es necesario ser honestos con nosotros mismos y, asumir la responsabilidad en caso de haber hecho algo mal.

No podremos perdonar algo si no sabemos qué es lo que hay que perdonar.

  • Asumir lo sucedido

​Como en el punto anterior, debemos reconocer y asuimir lo que sucedío, sin mentirnos.

Nuestros actos incorrectos conllevan consecuencias negativas, que son los verdaderos hechos de los que nos arrepentimos. Aquello malo que hicimos ha acabado pasando aquello de lo que nuestra conciencia no se puede desprender.

Asumir la responsabilidad de lo sucedido es de valientes y debemos enfrentarnos a lo que esto conlleve.

  • Contactar con nuestras emociones

​Debemos entrar en contacto con nuestras emociones, saber reconocer la positivas y negativas. Descubrir que emociones son las que nos motivaron a ese comportamiento del que ahora nos arrepentimos.Es fundamental mirar hacía atrás y hacernos preguntas de tipo: ¿Estaba enfadado/a y dije algo feo?¿Estaba cansado/a y no me dieron ganas de limpiar? ¿Cómo me sentía minutos antes de arrasar con la nevera?

Por ultimo hay que permitirnos sentir. Somos seres imperfectos. Hay veces que estamos felices y en otras ocasiones estamos tristes, por lo que estas emociones influyen en nuestra forma de comportarnos, y es esta emocionalidad la que nos dota de la caracteristica más importante de nuetsra existencia, nuestra humanidad.
 
Seamos sabios, aprendamos a reconocer nuestras emociones y perdonarnos a nosotros mismos.
 
Disculpate, habla de ello, acude a terapia; esto te llevará a ese punto de bienestar que buscas.