Pensamientos positivos en los niños.

21/5/2018

Solemos darle demasiado peso a las circunstancias que nos rodean, a nuestra genética, a la buena o mala suerte, a tantas cosas, pero la verdad es que nuestra forma de pensar y la manera que tenemos de interpretar lo que nos pasa tiene un peso muy importante en nuestra forma de vivir. Por nuestra cabeza pasan a lo largo del día miles de pensamientos. Muchos de ellos son pensamientos tóxicos o negativos, que si les damos vía libre y permitimos que se instauren en nosotros, terminan por contaminar nuestra mente, nuestro estado emocional e incluso pueden mermar la salud.

En cambio, hay pensamientos que si los cultivamos constantemente nos aportan esperanza, optimismo, fortaleza, buen humor y en definitiva nos aportan vida y salud, estos son los pensamientos positivos. Además, lo que pensamos acerca de cómo ocurrirán las cosas influye de manera decisiva en el resultado.

 

Por eso es necesario tener pensamientos positivos, “pensar en positivo”, es tan importante aprenderlo desde la infancia, y trasmitirlo a nuestros niños.

Ver el lado positivo, pese a los obstáculos y dificultades de la situación, y esperar el mejor resultado posible es fundamental para conseguir lo que deseamos.

Por el contrario, cuando una persona tiende a pensar negativamente, a lamentarse de los errores y atribuirlos a fallos que se repiten de forma constante y de los que se siente responsable, entonces hablamos de pesimismo.

¿Por qué mi hijo es tan negativo?

El estilo de pensamiento, ya sea positivo o negativo, es algo que vamos adquiriendo a lo largo del desarrollo. El niño va observando y aprendiendo cómo su entorno reacciona ante ciertos problemas: Estoy muy preocupado por lo que te dirá el doctor...me temo lo peor”, “Sabía que ibas a perder algo, es que siempre igual”, “¡Cuidado! que se va a caer la niña, ya lo estoy viendo”, “Yo no tengo ganas de celebrar nada ¿para qué?”, “Yo ya estoy muy mayor para aprender”…Son ejemplos de frases que el niño puede estar escuchando constantemente en su entorno más cercano, como es el hogar.

 

Si como padres nos estamos lamentando constantemente de todos los males, vemos el futuro negro, sin ilusión por lo que venga después e incluso de manera directa o indirecta, les hacemos sentir responsable de ciertos problemas como la economía, el deterioro de su salud, lo mal que se portan..etc.

¿Cuál será el resultado? Está desarrollando una forma de pensar, unas emociones y una manera de actuar negativas, que tienden al pesimismo.

Existe una enorme similitud del estilo de pensamiento de las personas pesimistas con etapas depresivas.

Es decir, que no es de extrañar que una persona que ha sido muy negativa toda su vida, con el tiempo pueda desarrollar una depresión.

Consejitos para ir desarrollando poco a poco pensamientos positivos:

  • Enseñarles a tomar el control de la situación. Las personas positivas centran toda su energía en aquellos factores sobre los que pueden intervenir para producir cambios.
  • Adaptarse a las situaciones. Hay circunstancias de la vida que NO están en nuestras manos cambiar, simplemente hay que aceptarlas, aprender a vivir con ellas y esto requiere desarrollar la capacidad de adaptación.
  • Todo lo que ocurre es para bien. Ya sea que tu hijos consigan su objetivo o no lleguen a él, de todo se puede sacar una buena enseñanza y aprender a hacerlo mejor en el siguiente intento.
  • Siempre hay una nueva oportunidad. La vida está llena de nuevas oportunidades para hacer las cosas diferentes y volverlo a intentar.
  • Autocrítica constructiva. El niño debe reflexionar en sus fallos, únicamente para aprender de ellos e intentar hacerlo mejor, no para regodearse en lo mal que lo ha hecho y pensar de manera obsesiva en todos sus errores.
  • Buen humor. Enfrentar las situaciones, ya sean buenas o malas, con buen humor predispone al niño a enfrentarse a ellas de una manera más relajada, sin tanto drama. También el buen humor genera un buen ambiente.
  •  Buen concepto de sí mismo.  Las personas positivas confían en sus capacidades, en sus destrezas y tienen la seguridad de que lo harán lo mejor posible. En caso que las cosas no salgan bien, nunca ponen en juego su autoestima.

 

Beneficios de pensar en positivo:

  • Tienen más seguridad en sí mismos 
  • Impide que se sientan deprimidos 
  • Existe ilusión y esperanza por las cosas que van a ocurrir 
  • Les motiva tomar acciones y llevar a cabo nuevas cosas 
  • Donde unos ven obstáculos, ellos ven oportunidades 
  • No pierden el tiempo anticipando futuros obstáculos, que no saben si van a suceder 
  • Se predisponen mental y físicamente a dar lo mejor de sí mismos 
  • No tienen miedo al fracaso  
  • Se sienten emocionalmente bien 
  • Vive el presente, sin atormentarse por el pasado y sin miedo al futuro incierto 
  • Tienen relaciones interpersonales más estables. 

Analizar cuál es tu estilo de pensamiento y comienza a vivir de manera más optimista, recuerda que tu hijo es

Por nuestros hijos y por la salud de la familia, merece la pena, ¿no crees?