Salud mental

10/10/2017

Salud mental

Introducción

La salud mental incluye nuestro bienestar emocional, psíquico y social. Afecta la forma en como pensamos, sentimos y actuamos cuando lidiamos con la vida, asi como la manera en  cómo manejamos el estrés, nos relacionamos con otras personas y tomamos decisiones. Las enfermedades mentales son condiciones graves que pueden afectar la manera de pensar, su humor y su comportamiento.

 

Las personas emocionalmente sanas tienen el control de sus pensamientos, sentimientos y comportamientos, enfrentan  los desafíos de la vida, ven los problemas perspectiva y  salen adelante de los contratiempos. Se sienten bien consigo mismos y tienen buenas relaciones.

Estar emocionalmente saludable  es estar consciente de tus emociones y lidiar con ellas , ya sean positivas o negativas.

Ser una persona emocionalmente sana no implica no sentir estrés, ira y tristeza, sabe como manjeralas, consiente de cuando un problema la sobrepasa y saben cuándo buscar ayuda de su médico.

La salud emocional es una habilidad. Existen pasos que puede tomar para mejorar su salud emocional y ser más feliz.

Camino hacia el bienestar

La salud emocional es una parte importante de su vida. Le permite desarrollar todo su potencial. Puede trabajar de forma productiva y hacer frente a las tensiones de la vida cotidiana. Le ayuda a trabajar con otras personas y a contribuir con la sociedad.

También afecta a su salud física. La investigación muestra una relación entre un estado mental optimista y signos físicos de buena salud. Estos incluyen presión arterial más baja, reducción del riesgo de enfermedades del corazón y un peso saludable

Hay muchas maneras de mejorar o mantener una buena salud emocional.

·       Sea consciente de sus emociones y reacciones. Note qué lo hace sentirse triste, frustrado o enojado en su vida. Trate de resolver o cambiar esas cosas.

·       Exprese sus sentimientos de manera apropiada. Hágale saber a las personas que están cerca suyo cuando algo le molesta. Mantener sentimientos de tristeza o ira en su interior suma tensión. Puede causar problemas en sus relaciones y en el trabajo o en la escuela.

·       Piense antes de actuar. Las emociones pueden ser poderosas. Dese tiempo para pensar, y estar tranquilo antes de decir o hacer algo que podría lamentar.

·       Manejar el estrés. Trate de cambiar las situaciones que le causan estrés. Aprenda métodos de relajación para hacer frente al estrés. Estos podrían incluir la respiración profunda, la meditación y el ejercicio.

·       Busque el equilibrio. Encuentre un equilibrio saludable entre el trabajo y el juego y entre la actividad y el reposo. Tómese un tiempo para las cosas que le gustan. Concéntrese en las cosas positivas de su vida.

·       Cuide de su salud física. Su salud física puede afectar a su salud emocional. Haga ejercicio regularmente, coma alimentos saludables y duerma lo suficiente. No abuse de las drogas o el alcohol.

·       Conéctese con otros. Somos criaturas sociales. Necesitamos conexiones positivas con otras personas. Reúnase para comer, únase a un grupo y salude a personas desconocidas.

·       Encuentre propósito y significado. Averigüe qué es importante para usted en la vida y céntrese en eso. Podría ser su trabajo, su familia, ser voluntario, la prestación de cuidados o alguna otra cosa. Pase el tiempo haciendo lo que sea significativo para usted.

·       Manténgase positivo. Concéntrese en las cosas buenas de su vida. Perdónese a usted mismo por cometer errores, y perdone a los demás. Pase tiempo con personas sanas y positivas.

Aspectos a tener en cuenta

Las personas que tienen buena salud emocional aún pueden tener problemas emocionales o enfermedades mentales. Las enfermedades mentales a menudo tienen una causa física. Podría ser un desequilibrio químico en el cerebro. El estrés y los problemas con la familia, el trabajo o la escuela pueden desencadenar enfermedades mentales o empeorarlas.

El asesoramiento, los grupos de apoyo, y los medicamentos pueden ayudar a las personas que tienen problemas emocionales o enfermedades mentales. Si usted tiene un problema emocional en curso, hable con su médico de cabecera. Él o ella pueden ayudarlo a encontrar el tipo adecuado de tratamiento.